Tras seis meses sin obras, la Ruta del Sol 2 perdió su brillo

Septiembre 14 de 2017

Aunque la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, logró el 22 de febrero un acuerdo para la liquidación del contrato de la Ruta del Sol 2 que va desde Puerto Salgar (Cundinamarca) hasta San Roque (Cesar), a cargo de la constructora Odebrecht, seis meses después la suerte de la carretera está en un limbo jurídico que ha ocasionado que las obras, en una de las vías más importantes del país, estén paralizadas.

Más allá del cemento, la terminación del 48 % de esta vía provocó la caída del cerebro de las obras en Colombia: el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade. A este alto funcionario la Fiscalía le imputará el 21 de septiembre el cargo de interés indebido en la celebración de contratos y, además, solicitará su medida de aseguramiento.

¿Cuál es la razón? El ente acusador ha dicho que Andrade firmó un otrosí (otro contrato) para construir la trasversal Ocaña-Gamarra –la cual también hace parte del proyecto– y que se habría aprobado de forma irregular a través de la firma de un Conpes, un documento por medio del cual se realiza una asignación presupuestal, el cual está en análisis de las autoridades.

Mientras se define la liquidación y la Fiscalía continúa con las imputaciones, lo único concreto es que Odebrechet no le ha devuelto al Estado la carretera y esto tiene dos implicaciones que no son menores. La primera es que aunque en teoría la constructora tiene que realizar el mantenimiento de 528 kilómetros, según los alcaldes y los gremios nada de esto ha pasado. El consorcio dice que sí están operando en la vía (ver entrevista).

La segunda es que el Instituto Nacional de Vías, Invías, no ha podido tomar el control y realizar obras cercanas a los 600.000 millones debido a que la liquidación no se ha logrado. En ese sentido, la pregunta reiterativa es: ¿por qué Odebrecht no entrega la vía?

Pues bien, la Ruta del Sol 2 es la joya de la corona de los brasileños en el país. Es la única obra que tienen en ejecución. Aquí es importante anotar que desde 1993, cuando llegaron a Colombia, han realizado 13 grandes proyectos entre plantas de tratamientos de aguas, vías férreas, estaciones de bombeo, complejos carboníferos, entre otros. Además, se quedaron por fuera de las licitaciones 4G. “Se abrieron 30 procesos de licitación para las autopistas de Cuarta generación en los que participaron cerca 97 empresas entre nacionales y extranjeras. La constructora precalificó en 15 proyectos, pero no presentó ninguna propuesta”, dijo la ANI a través de un comunicado.

Depende del tribunal

Aunque durante la firma de la liquidación, el 22 de febrero, se acordó que la constructora renunciaba a 700.000 millones, sus pretensiones económicas siguen intactas, ya que el 6 de marzo la concesionaria demandó a la ANI exactamente por ese mismo monto ante el Tribunal de Arbitramento.

En la más reciente reunión de dicho tribunal, realizada hace un par de semanas, la decisión que se tomó es que el proceso continúa. “Teníamos la expectativa de llegar a una conciliación económica para liquidar el contrato. Desafortunadamente, las pretensiones de los señores de Odebrecht no eran razonables, entonces el tribunal decidió continuar con el proceso que consiste en determinar si hay nulidad en el contrato”, explicó el exdirector Andrade, el pasado el 31 de agosto, durante su rendición de cuentas en la que abandonó su cargo en medio del escándalo de corrupción.

En consecuencia, el tribunal tiene que determinar si este fue un contrato nulo y definir las pretensiones por parte de Odebrecht y del gobierno ya que no fue posible llegar a la conciliación. Andrade ha dicho que las pretensiones de pago de la firma Odebrecht “son muy superiores a lo que nosotros creemos que es razonable. Estamos en la operación económica de cuánto se debe y cuánto se paga y es en ese punto en el cual no hay un consenso”.

En este punto es importante destacar, que la cifra que hasta ahora se conoce y que es oficial, es que Odebrecht se mantiene en reclamar los 700.000 millones de pesos.

¿Qué pasa si no entregan vía? Andrade fue contundente: “lo tienen que hacer. Lo que dice el contrato es que se entregará en el momento en que se haga la liquidación y esto se ha demorado más de lo que se esperaba, pero consideramos que se dará pronto”.

El recaudo que se está haciendo de los cuatro peajes que hay en el trayecto está bajo el control del Gobierno.

El ministro de Transporte, Germán Cardona, quien apenas lleva un mes en el cargo, le dijo a Caracol Radio que espera que la concesión culmine el contrato. “Tenemos los recursos, le hemos pagado a la mayoría de los proveedores y de los empleados, y sigue el pago para los bancos que es muy importante. Esos recursos están en caja, pero se necesita que el consorcio entregue esas obras al Gobierno”, dijo.

Según los reportes de prensa de la ANI, al corte del 15 de junio, el Gobierno ha desembolsado apenas 99.743 millones de pesos a quienes les debe.

¿Y las obras?

Al pleito jurídico se le suma uno que no puede pasar de largo: el de la falta de mantenimiento de la vía y, claro, la parálisis de las obras. La radiografía es breve: En Sabana de Torres los niños la usan como pista de patinaje. En San Alberto, como ciclorruta, y en el Playón ni siquiera han visto las obras, no saben que existe.

Juan Martín Caicedo, director de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, CCI, indicó que el gremio confía en la pronta liquidación del contrato. “Esto es necesario para dar tranquilidad al sector financiero y proteger las acreencias de los terceros de buena fe”. Adicionalmente, espera la CCI, que el Invías pueda mantener las obras ya realizadas, y terminar los tramos faltantes en los sectores ya construidos.

Caicedo señaló que confía en que la ANI avance en la estructuración de la nueva Asociación Público Privada, APP, para lograr la terminación de ese corredor vial, “sin duda estratégico para la competitividad de la región y el país”. Esta APP tendrá que estar lista en 2019 cuando el Invías termine de ejecutar los contratos.

Argelino Durán Ariza, presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, dijo que la preocupación desde el punto de vista estructural es que hay una consecuencia natural y es que si no se le hace mantenimiento se deteriora.

“Cualquier obra que no esté terminada necesita que se cuide, ya que quedan expuestas, la estructura del pavimento o las excavaciones a medio terminar se puede ver afectada por el agua o por las altas temperaturas. Indudablemente estas demoras pueden ocasionar daños que llevarían a sobrecostos”, dijo Durán, al referirse que cuando Invías asuma el control de la carretera muchas obras que se suponían terminadas pueden ya estar en mal estado y tendrían que repararse.

¡Los afectados!

Uno de los sectores más perjudicados por la parálisis de las obras son los transportadores, ya que por esta carretera se mueve cerca del 60 % de la carga nacional. “Nuestra preocupación es que hay 528 kilómetros desamparados en temas básicos como la ausencia de las ambulancias y las grúas. Hemos visto que no hay administración de la vía. No hay ningún tipo de servicio”, dijo Felipe Muñoz, director de la Asociación de Transportadores de Carga, ATC, y agregó que en toda la región “el desarrollo quedó paralizado”.

Por último el alcalde de Aguachica, Cesar, Henry Alí Montes, asegura, casi como un grito de auxilio, que su municipio está viviendo una profunda crisis debido a que se acabó el empleo, no solo porque 600 de sus paisanos se quedaron sin trabajo, sino porque los hoteles están vacíos, los restaurantes no tienen clientes, hay más casas en arriendo y el transporte intermunicipal se quedó sin pasajeros desde finales de 2016.

Indicó que la última reunión con el Gobierno Nacional fue hace un par de meses y lo que les dijeron fue que ya iban a iniciar las obras. “Estamos en la incertidumbre, en un limbo ni el verraco. Lo que yo le he dicho al Gobierno es que vengan al municipio y den la cara y le expliquen al pueblo qué es lo que está pasando”.

La realidad es que mientras en el tribunal de arbitramento determinan las pretensiones de la ANI y del consorcio, en el sur del Cesar los municipios de San Alberto, San Martín, Aguachica, Pelaya, Pailitas y Curumaní; solo esperan una cosa: que se reactiven las obras .

TwitterLinkedInWhatsAppFacebook

No Comments Yet.

Leave a comment