Opinión. Cimientos de ‘papier maché’. Por Mauricio Botero

11 de Enero 2018

El ‘papier maché’ es un papel extraordinariamente versátil. La pasta o pulpa, como explica la enciclopedia, se obtiene a partir de papel periódico o papel de estraza cortados en trozos o pedazos, que se maceran y cocinan en agua.

En general el ‘papier maché’ se usa en todo el mundo para objetos decorativos, utilitarios y para decoración en relieve o para elaborar máscaras, disfraces y utilería o esculturas de carnaval o para teatro y cine. La enorme desventaja de este material es que una sola gota de agua puede reducir el ‘papier maché’ a una pulpa irreconocible.

El autor de esta nota no quisiera pecar de ave de mal agüero, o de pesimista recalcitrante, pero se teme que el gobierno puede estar profundamente equivocado en considerar que el café, el petróleo y los aguacates son las claves en la recuperación de la economía. Es el equivalente a construir el ‘edificio del crecimiento’ sobre cimientos de ‘papier maché’.  Según informes de prensa, el tercer trimestre el PIB creció el 2% y los expertos de la administración creen que se puede estar rompiendo la tendencia de 14 trimestres de desaceleración. La agricultura, y dentro de este sector el café, lo mismo que la recuperación en la producción de petróleo le pusieron buena parte de la dinámica en el crecimiento de la economía. Y si bien seis de las nueve actividades económicas repuntaron, bajo cualquier óptica un crecimiento del dos por ciento es mediocre. El repunte en el tercer trimestre – haciendo abstracción del sector financiero – se debió al crecimiento del sector agropecuario (7,1%) y dentro de este sector se destacó el café que creció el 21%. Por primera vez en nueve trimestres , la producción de petróleo tuvo un aumento del 1,4%. La construcción, que hace un año crecía a un ritmo de 7,1%, se contrajo en un 2,1% dado que la expansión de las obras civiles fue contra contrarrestada por la importante contracción del 15,9% en las edificaciones y viviendas.

Visite: El inexplicable sesgo antiempresarial

Y si bien es lógico que se espera una muy leve recuperación del crecimiento en el 2018, hay unos serios nubarrones como la incertidumbre en el campo político que han frenado y siguen frenando la mayoría de las inversiones. Lo que si parece estar totalmente fuera de foco y ser más que una predicción es un deseo, es la proyección del Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas que en dos años la economía volverá a crecer alcanzando tasas del 4%. A esta tasas no regresamos sin importantes cambios estructurales en políticas proclives al crecimiento que van a tomar muchos más años en materializarse.

Es un error considerar el café, el petróleo y los aguacates como las claves de la recuperación de la economía. Con relación al café solo hasta ahora Colombia se está recuperando de tres errores graves: el primero es no haber entendido el cambio fundamental del negocio cafetero a partir del derrumbe en 1989 del ‘Pacto Internacional del Café’; el segundo es el no haber entrado a tiempo – teniendo todas las posibilidades de ser el líder absoluto del mercado – en los cafés especiales y de altísima calidad; y el tercero es haber abandonado la dirección del gremio a políticos o burócratas incapaces de entender los cambios teutónicos que se estaban gestando en el mundo cafetero, como fue la entrada en el mercado de Vietnam, país que desplazó a Colombia como segundo productor mundial. Solo hasta ahora, con un gerente capaz, el sector cafetero va a despertar de un largo letargo, despertar que va a tomar un par de lustros por lo menos.

Sobre el petróleo, en esta columna se ha tocado el tema hasta el cansancio. Depender de un ‘commodity’ cuyos días están contados (a partir de la inexorable desaparición del motor de combustión interna) es un error. El petróleo puede llegar a tener alzas coyunturales por razones geopolíticas, pero los ‘fundamentales’ en materia de precio solo apuntan a una dirección: hacía abajo.

Los aguacates tienen un futuro muy promisorio. Pero sin una modernización de la ‘instituciones’ del sector como Corpoica, y un programa de apoyo integral a los productores pequeños, medianos y grandes – créditos, tecnología, vías secundarias y terciarias, logística y cadena de frío – las posibilidades de volvernos una potencia mundial en aguacates son muy bajas.

Recomendado: ¿Condenados a la mediocridad?

http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/cimientos-de-papier-mache-por-mauricio-botero/253967

CODIGO-FUENTE-INFORMATIVA5

TwitterLinkedInWhatsAppFacebook

No Comments Yet.

Leave a comment