Fabio Echeverri Correa, el arrojo de un hombre bueno. Por: Édgar Artunduaga

29 de Octubre 2017

ENTREVISTA  TOMADA DEL 5 de diciembre del 2016

https://www.kienyke.com/historias/perfil-fabio-echeverri

Sus ochenta y tantos años no lo doblegan, ni sus problemas cardíacos, ni los achaques de la edad, tampoco actitudes desafiantes que han tenido con él las altas esferas de este gobierno.

Sigue siendo recio y opina con lucidez sobre el país. En esta entrevista reflexiona sobre su vida, la política, el amor y la muerte. No elude ningún tema, no pide ni concede tregua.

Como consejero del presidente Alvaro Uribe Vélez, era conocido que le hablaba al oído, aunque hoy diga –sonriente- que sólo contestaba lo que le preguntaban.

Lea también: En medio del fragor político, Uribe habla del amor por su esposa

Fue famosa y decisiva su propuesta de modificar “un articulito” de la Constitución para promover la reelección de Uribe. Ahora confiesa que quería la primera pero no tanto la segunda. Y hace poco suscitó una gran controversia, cuando me dijo en un reportaje que “este país lo que necesita es más chumbimba”.

Echeverri Correa, “el rambo” antioqueño –lo llamó la revista Semana- “es un paisa de todo el maíz: trabajador, cabeciduro, frentero, intenso y hablador”. Fue capaz, en sus tiempos de estudiante, de promover una huelga en la Universidad de los Andes contra su rector Alberto Lleras Camargo.

Es el presidente más poderoso que ha tenido la Asociación Nacional de Industriales y el único capaz de decir tantas cosas fuertes y graves, con un lenguaje directo, audaz y polémico, ante los auditorios más importantes, y con la mayor credibilidad.

Tiene herencia. Su padre, Luis Guillermo Echeverri Abad, fallecido prematuramente a los 55 años, fue alcalde de Jericó, gobernador de Antioquia, concejal, diputado, congresista, presidente de la Sociedad de Agricultores y del Comité de Cafeteros, colaborador (brillante) de El Tiempo, El Espectador, El Colombiano, El Correo, el Diario.

Además: Fernán Martínez: “La reelección engendra monstruos de siete cabezas”

Agradecido con “el dueño del computador”

A estas alturas de su vida, con tanto protagonismo nacional, ¿qué piensa de la vida?

Yo pienso de la vida muy bonito. He querido la mía y la de todos los demás. Me he interesado por ver cómo puede mejorar la gente, cómo puede gozar y estar contenta.

Me declaro afortunado. He tenido la suerte de poder estudiar, de poder prepararme, de tener unos abuelos, y un padre y una madre muy especiales a quienes les aprendí mucho, especialmente en el comportamiento del ser humano, en la ética, la moral, la corrección, las buenas costumbres, el buen manejo del carácter, la personalidad, y eso me ha llevado a gozar de la vida desde el punto de vista que yo la analizo y creo gozarla.

Tengo un grupo de gente que admiro y respeto, que quiero mucho y me parecen colombianos muy buenos, así no los vea con frecuencia o no los visite o me visiten, gente que admiro bastante, que ha hecho muy buena labor, gente que es muy buena trabajadora, cada quien en su área.

Yo miro la vida con mucho positivismo, y soy un optimista. Me declaro supremamente bien servido, muy contento, muy agradecido con el dueño del computador, el hombre que allá arriba le resuelve a uno de dónde viene, para dónde va y qué es lo que va a hacer. A mí me ha despachado bien el Señor del computador.

 

Alt_Fabio_Echeverri_Primer_plano_C_3

¿Usted cree que uno está predestinado a vivir cosas?

Yo creo que sí, que uno tiene más o menos marcada su ruta y más o menos marcadas sus posibilidades. Claro está que hay que ayudarse, y hay que hacer esfuerzos, y hay que tener buen comportamiento, buenas costumbres.

¿Y se la marca Dios o se la marcan sus orígenes, su pasado…?

Yo respeto mucho mi pasado, la conducta de mis antepasados y la forma como han vivido. He querido imitarlos en muchas de las cosas de vida y la forma de ser, y también he tratado de construir mi estilo de vida, franco, desabrochado, que no le gusta a mucha gente, que otros de pronto se declaran ofendidos, o heridos, o desagradados, pero yo quedo contento de decir lo que pienso.

¿Ese estilo directo se lo inventó, le nació, o lo construyó?

Yo creo que mucho es el estilo que tenía mi padre, que también era un hombre muy claro, muy franco y muy directo, que decía o escribía lo que estaba pensando, y así había sido el abuelo Echeverri también, con quienes traté mucho, me vi mucho, viajé mucho, estuve mucho con ellos. Incidieron fuertemente en mi vida, en mis costumbres, en mis gustos, en mi estilo de ver las cosas, y de analizar y pensar, y de escoger.

Pero a la vida le he puesto metas. No soy un ambicioso insaciable, nunca lo he sido, yo creo que uno cumple misión y labor en muchas de las cosas de la vida que se encuentra con ellas y las tiene que hacer, que es bueno y las debe hacer. No todo ha sido buscar éxito ni todo ha sido buscar dinero. Muchas veces mi tiempo lo he gastado en cosas de beneficio común.

¿Después de hacer dinero?

He tenido la suerte de gozar de un buen pasar. No soy un hombre tan rico como la gente cree, ojalá sigan creyendo eso, pero no soy así de rico, ni ser muy rico ha sido mi objetivo, no ha sido esa una meta, una razón de ser o de vivir, trabajar y ahorrar bastante, tener bastante, no. Más bien ha sido poder vivir muy bien, poder servir, poder ayudar.

Yo por ejemplo hace 20 años trabajo gratis en la Clínica Shaio; le dediqué cuatro años al presidente Uribe en el palacio, sin sueldo, sin título y sin puesto, de asesor ahí, ayudando y haciendo mandaditos de lo que se iba ocurriendo.

¿Articulitos?

El articulito y otros mandados que se hicieron, y yo creo que unos resultaron bien y otros resultaron mal, como todas las cosas de la vida. Pero si usted no hace cosas después no tiene manera de hacer balance.

¿De qué cosas se arrepiente en esas decisiones que ha tomado con vehemencia? 

(silencio…)

¿Del articulito no se arrepiente?

No, yo creo que el articulito era necesario para ese momento. Yo lo que quería era una sola reelección por una sola vez y listo, pero ya después tomaron el tema los parlamentarios y fue allá donde lo manejaron. Sólamente le di a Yamid Amat en alguna entrevista que me hizo, la idea de que había que hacer una reforma, y no se trataba sino de la reforma de un articulito.

Yo veía al presidente Uribe buscando hacer a toda costa la paz en el país, quería terminar con el tema guerrilla, pero no como están tratando ahora. Ahora los van a volver socios de todo y dueños de todo, pero eso es  otro paseo.

Uribe tenía su sistema y era el de las armas en poder del Ejército y la Policía, los representantes de los colombianos, que iban a recuperar a su país y a hacer que la gente se manejara toda igual de bien, y no que unos pocos tuvieran que manejarse como les diera la gana y hacerle a los demás todo lo que les provocara, y el país tolerándolos.

Entonces sí, creo que es discutible lo del artículito pero de resto no, yo me siento contento. Siento que siempre me ha ido bien, gracias a Dios, no salí mal de ningún lugar.

Estuve en el Banco de Colombia, después en el Banco Comercial Antioqueño, fui presidente de Almagran, después estuve de gerente de las Empresas Varias de Medellín, en la época que me correspondió sacar la plaza de mercado de Guayaquil y limpiar a todo Guayaquil, dejar eso ya listo para que pudiera convertirse en todo lo que se convirtió después que es la zona de la Alpujarra, donde está el Medellín moderno administrativo, teatros, Empresas Públicas y demás.

Yo gerencié Empresas Varias que tenía varias dependencias, me tocó hacer la ampliación de la plaza de ferias de ganado de Medellín, la planta de tratamiento de basuras, el matadero municipal, los talleres, importar todos esos equipos de basura a Medellín, implantar la cultura de poner las canasticas pegadas de los postes de la luz para que la gente botara los papeles y la basura, y eso tomó dos años.

Durante dos años me quemaban las canecas todos los días, en muchas partes y las llenaban de papeles y las quemaban, y yo recogía y volvía a pintar, y volvía a ponerlas, y la gente aprendió. Hoy en día usted en Medellín ve muy pocos papeles en el suelo, y ve todas las canasticas que siguen puestas en los postes de la luz, las ve llenas.

¿Y cómo ve hoy a Medellín a nivel general?

Una ciudad muy bonita, muy echada pa’lante, y una ciudad que quiere progresar, que quiere crecer, que quiere servir, una ciudad que quiere ir adelante y una gente muy emprendedora. Allá todo funciona.

¿Distinta a la Bogotá tan complicada?

Sí, Bogotá ha tenido un crecimiento muy errático, en Medellín hubo muy buena planeación, durante muchos años muy rígida, y en Bogotá no ha habido planeación de ninguna clase. Hubo un intento de planeación del doctor Barco y del doctor Gaitán hace muchos años, en los cuarentas, y después el doctor Mazuera quiso hacer algo pero de ahí en adelante esto ha sido un desastre administrativo, el caos, un coctel de flores y frutas con remolacha y otros productos.

Alt_Fabio_Echeverri_Primer_plano_C_2

Si volviera a los 20 años

¿Si usted pudiera regresar a los 20 años qué haría y qué no haría?

Tal vez hubiera gastado un par de años aprendiendo un par de idiomas. Yo hablo inglés pero me hubiera encantado poder hablar francés y portugués, o francés e italiano. Hubiese querido tener la capacidad de expresarme, de escribir y de entender bien en más lenguas que inglés y español.

De resto no, yo me declaro muy bien despachado en la vida, muy contento, no le cargo envidia a nadie, no me inspira nada más que admiración ver gente muy rica o ver gente muy llena de facilidades o de cosas, juguetes que llaman hoy en día.

Eso no lo envidio, me parece muy bueno que tengan todo lo que puedan honorablemente adquirir, y que se diviertan, y que todos queramos progresar, y que todos queramos poder trabajar.

La gente amarrada y concidicionada

-Lo importante es que a la gente se le de la capacidad de emplearse, de trabajar y producir, pero si las oportunidades están abiertas y si la gente las tiene yo no tengo envidia ni deseo mal a nadie.

¿Y esas oportunidades se están dando hoy en el país?

Por ejemplo en política no veo posibilidades, yo veo a la gente muy condicionada, veo que todo el mundo está amarrado. El que anda con Santos tiene que andar incondicionalmente con Santos o si no lo echan del puesto o lo destruyen. Y los que andan con Uribe andan con Uribe también ciegamente, y los que andan con Piedad también andan con Piedad ciegamente, y me imagino que con las FARC va a ser peor porque ahí no tendrán opción, les pegan un tiro si se van.

¿Somos más fanáticos y sectarios que en las peores épocas de la violencia nacional?

Yo sí creo. Lo veo en el manejo que están haciendo algunos medios de comunicación, muchos periodistas y mucha gente que habla y escribe. Solamente uno que otro dice la verdad.

Testamento y legado familiar 

¿Cuál es la síntesis filosófica de su vida, una especie de testamento para los suyos?

Lo único que pienso que uno tiene que saber en la vida es obrar correcto, respetuoso y bien. De resto, que trate de despacharse lo mejor que pueda y no le haga daño ni mal a nadie.

Pero cuándo se tiene algún grado de poder y de influencia se le hace bien a unos y mal a otros…

No, no siempre, yo no veo porqué.

Por ejemplo en la decisión de desalojar en Medellín a cientos de vendedores ambulantes, afectándolos…

Es un buen ejemplo, la plaza de mercado de Guayaquil que era una plaza grande a finales de 1800 se incendió, se quemó.

Entonces pensamos que era hora ya de sacar esa plaza de allí, toda la zona estaba muy contaminada, muy invadida, muy sucia, muy mal atendida, y que se debía buscar hacer lo que se estaba poniendo de moda en el mundo que era el mercadeo satelital, en distintos lugares, y la central de abastecimiento.

Entonces el día que yo me enteré que se estaba quemando Cisneros a las 4 de la mañana me fui al sitio. A la gente la desalojamos a la semana siguiente con algún grado de fuerza, pero con todas las posibilidades de éxito en el otro lado.

Se les dieron los locales, en las plazas de mercado nuevas, sin costos de arrendamiento en el primer año, se les hicieron los trasteos gratis, se dieron una serie de incentivos económicos y financieros importantes para que la gente aceptara irse. Y hubo al principio unos pocos que dijeron que no, pero cambiaron de idea cuando vieron cómo era la cosa. Y que funcionaba.

Medellín logró establecer un sistema de plazas de mercado satélites que lo tiene hoy en día, lo sigue teniendo el mismo de hace 40 años, y sigue teniendo la central de abastecimientos que también fue otra cosa que me correspondió construir.

El poder y la política

Alt_Fabio_Echeverri_Primer_plano_C_3

Doctor Echeverri, pareciera que el poder lo acompaña. ¿Qué piensa usted del poder?

Pues me parece que es importantísimo tener poder, importantísimo saber usarlo. Es mucho más importante saber usarlo que tenerlo. No se puede exceder el poder, el ejercicio del poder.

Yo estuve por ejemplo en el Palacio y no creo que haya nadie que pueda decir que yo abusé del poder. Tal vez abusé del poder de opinar cuando propuse la reforma del articulito, pero es un derecho que tenemos todos y que lo podemos ejercer en igualdad de condiciones, que es dar una opinión, o dar un consejo y decirlo.

Yo he tratado de trabajar en todas partes sin hacer excesivo uso del poder.

Hay quienes piensan que usted tenía demasiado poder, amparado en el hecho de que no era funcionario público, y quitaba y ponía a su amaño por la cercanía con el presidente….

No, eso no es cierto Edgar, yo nunca pedí quitar ni pedí poner a nadie en el gobierno del doctor Uribe. Yo al doctor Uribe le di los consejos y las opiniones que él me pidió, cuando me las pidió. Incidí en los primeros nombramientos que hubo, cuando él sentado conmigo y conversando los dos solos me pidió que opinara sobre la gente que él creía que debía nombrar en los distintos ministerios. Y yo le di mis opiniones sobre los que salieron nombrados y de pronto sobre alguno que no haya salido. Pero en realidad, en verdad, yo lo único que daba era opiniones.

No tuve esa fuerza que la gente piensa que tuve en el gobierno del doctor Uribe, yo de él soy muy buen amigo personal. Viene a esta casa por ahí cada mes o cada mes y medio, ve los caballos, ve las pesebreras siempre, y los artículos de cuero que le encantan, y almuerza aquí con nosotros, desayuna o se come una arepa. Pero de resto yo no mantengo mayores relaciones con él ni con ningún jefe político.

La escogencia de Pacho Santos

¿Estuvo de acuerdo con que Pacho Santos fuera el vicepresidente, le consultaron?

No, el doctor Uribe no consultó lo de la vicepresidencia de Pacho con nadie. Me lo informó una mañana.

Me dijo yo creo que Pacho es un hombre muy activo y se le ocurren muchas cosas y es muy ayudador, yo creo que Pacho Santos puede ser una persona estupenda para la vicepresidencia entre otras razones porque yo necesito a alguien que sea capaz de colaborarme en las relaciones con las ONG para explicar la política del gobierno, que en efecto fue una labor que hizo Pacho bastante bien hecha sobre todo en los Estados Unidos y en Europa.

Tengo con Pacho una buena relación, tengo de él una buena opinión, es un hombre trabajador, serio y querido. A mí me agrada.

¿Y Fernando Londoño?

Tengo del doctor Fernando una muy alta opinión, como persona muy inteligente, muy capaz, muy preparada y un gran expositor.

Le tengo admiración, es un hombre inteligente, muy bien preparado, lee mucho, estudia mucho, y lo que lee y estudia lo graba, le queda bien grabado.

No estuvo de acuerdo con el nombramiento de Juan Manuel

¿Estuvo de acuerdo con el nombramiento de Juan Manuel Santos y el posterior apoyo a su candidatura?

No señor, no estuve de acuerdo ni con la escogencia del nombre…

¿Ni siquiera cuando fue ministro?

Cuando fue ministro sí, el ministerio lo compartí, pero ya después cuando se habló de su candidatura no estuve de acuerdo, no me parecía la persona indicada.

¿Por qué?

Por las mismas razones que no me gusta ahora.

¿Cuáles son?

Él tiene una agenda propia y él se despacha él, a él no le interesa mayor cosa lo que les pueda interesar a los demás.

¿Se lo hizo ver a Uribe en su momento?

Sí señor.

¿Y Uribe no creyó?

Uribe creía mucho en Santos, parte de la habilidad peligrosa de Santos, eso es una habilidad que tienen los que son muy buenos jugadores de cartas.

O tal vez no tenía más alternativa Uribe porque se había producido el descalabro de “uribito” (Andrés Felipe Arias), y Óscar Iván Zuluaga era un desconocido…

No, ahí estaba la doctora Noemí, yo creo que hubiese sido mucho mejor la doctora Noemí que el doctor Santos.

¿Y Noemí perdió la oportunidad de llegar a la presidencia?

Sí señor.

¿Porque ahí se le murieron?

Yo sí creo.

Hay quienes piensan que Uribe se volvió muy rabioso y a veces fastidioso, ¿usted qué piensa de eso?

Él ha sido toda la vida igual.

¿Fastidioso?

No. (risas) No, ha sido toda la vida rabioso, él ha sido peleador y discutidor, y dogmático, y ese es su estilo, esa es su forma, y yo lo conozco desde antes de entrar a la facultad, desde que estaba muy joven.

Nos conocíamos mucho por razones de las fincas ganaderas. El padre de él era ganadero y el mío también, y nos encontrábamos mucho en lugares donde había exposiciones de caballos o exposiciones ganaderas, o venta y compra de animales o de artículos. Y yo tenía con el padre de él una buena relación, y con él también, y lo conozco desde esa época desde que era joven, él ha sido toda la vida así, fuerte de carácter, enérgico, corresponde bastante a su apellido Uribe, otro apellido vasco.

Uribe y la formación de grupos paramilitares

Hay quienes le atribuyen al expresidente  Uribe pasados paramilitares, pasados mafiosos. ¿Ha escudriñado bien el tema?

Yo no creo en nada de lo que dicen de Uribe, ni de mafioso, ni paramilitar  mucho menos. Todo lo contrario, Uribe tiene problemas con la violencia que ha padecido este país, problemas graves, a su hermano lo han perseguido permanentemente, a su padre lo mataron, fue la guerrilla.

El doctor Álvaro ha construido su finca El Ubérrimo durante unos cuarenta años, la ha ido crecienco poco a poco, en forma muy lenta, tiene esa finca allá cerca a Montería, y le daba trabajo ir, trabajo estar y trabajo dormir, porque varias veces fueron por él. Total que yo no creo que Uribe haya sido paramilitar.

Otra cosa es que la gente aquí en Bogotá, y en algunas zonas del país no entiende, y sigue sin entender qué fue la violencia en Colombia o qué ha sido la violencia en Colombia, y hay mucha gente que no entiende qué pasó en las fincas, y cuál era la situación en la cual usted estaba, si tenía una finca de ganado, y usted vivía con su señora, y 20, 25 o 30 personas que trabajaban en la finca… cuando llegaban los señores de la guerrilla o los señores enemigos de la guerrilla.

Y entonces así se fueron formando las autodefensas, que no fueron al principio nada diferente de lo que los personajes importantes han tenido en las grandes ciudades, el embajador de los Estados Unidos, o de Inglaterra, o los ricos que tienen empresas muy grandes o capitales muy grandes, o los políticos que están en posiciones donde toman medidas que puedan implicar riesgo, pues han tenido una guardia permanentemente con ellos, protección, guardaespaldas, carros blindados y todo eso.

Esas personas eran el grupo del doctor tal, o el grupo de seguridad del doctor Juan, sólo eso… el grupo de seguridad. En cambio, en una finca en la casa del demonio, lejos, ese mismo grupo eran unos paramilitares, y resulta que no, que eran el grupo de seguridad del dueño de esa finca.

Esa es la tesis simplista , doctor Echeverri, para defender el crecimiento de los grupos paramilitares que terminaron después siendo peor de matones que los guerrilleros…

Es que han ocurrido unos fenómenos muy graves. Si los guerrilleros continuaron creciendo, y los guerrilleros se apoderaron del negocio de la coca, que lo tenían cuatro o cinco personas, que los cogieron y los mandaron casi a todos para Estados Unidos, ese negocio no se perdió, ese negocio no se esfumó, ese negocio lo manejan las FARC y el ELN.

Y ese es el mejor negocio del mundo, no paga impuestos, no hace publicidad, no manejan saldos, tampoco inventarios, no tienen bodegas, y todo lo que produzcan se vende sin que usted diga dónde lo está vendiendo.

Salen millones y millones de papeletas de cocaína, o de como se llame esa cosa, y todo se vende, ¿y a dónde lo van a buscar? Donde lo estén vendiendo. No pagan IVA, ni impuestos, ni prestaciones sociales.

El que no se haya defendido y esté vivo es raro

¿Usted defiende el origen y la conformación de los grupos paramilitares, por las circunstancias generales del país?

Yo no los defiendo ni los critico, lo que digo es que son iguales. O sea, los grupos que nacieron en la finca la Zanahoria, o en la finca la Remolacha que eran propiedad de don Pedro o de don Antonio, que era un hombre supremamente rico y que tenía mil o dos mil cabezas de ganado, ese señor contrató unos grupos para defenderse, y entonces nombró un señor que era el jefe de 10 tipos que estaban armados, y fue, y se registró, y sacó las licencias y las armas, y los salvoconductos para poderse defender, y bueno… se ha defendido.

El que no se haya defendido en este país y esté vivo es raro.

Las muchas concesiones a las FARC

¿Entonces a usted le parece estrafalario, insólito, que el país le esté dando tantas comodidades y privilegios a las FARC?

Hombre, Edgar, yo lo que creo es que cualquiera que cometa errores, cualquiera que robe, cualquiera que asesine, cualquiera que contravenga la ley, debe ser castigado, eso es algo que aprendí desde chiquito.

Cuando a uno le enseñaban, ¿cuánto le sobró ahí? Un centavo, dos centavos, le exigían devolver los dos centavos. Usted aprendió a devolver, usted aprendió a no robar. Y cuando todavía en los colegios enseñaban religión, había los mandamientos, y había los pecados, y a usted le enseñaban qué es correcto hacer y qué no es correcto hacer. Yo lo he respetado toda la vida, y lo voy a seguir respetando, y creo que el que no lo respeta lo deben castigar.

Los acuerdos con la guerrilla

-Son las FARC las que deberían ceder, ofrecer algo y bastante, pero lo que fueron a ceder, a dar, a ofrecer, fueron los que representan el establecimiento, y ahí sí estamos perdidos.

¿Usted es de los que piensa que el gobierno se arrodilló?

Eso es lo que yo creo, no digo que arrodillando, haciendo unas concesiones que al doctor Santos le parecen pequeñas, a mí me parecen gigantescas, a mí me parece por ejemplo que un señor que haya ordenado  matar 500 o 1000, o 2000 o 5000 personas  a lo largo de 50 años no vaya a la cárcel ni un solo día, y un tipo que se haya robado por ahí una ternera lo metan un año, eso francamente no me parece, no estoy de acuerdo.

¿Humillante?

Es de oportunistas.

¿Oportunistas los del gobierno?

Los que quieren hacer acuerdos a cualquier costo.

El país, tirando a mal

¿El país va bien?

No, yo creo que el país va regular tirando a mal.

Hice una frase hace años en la cual decía que “la economía va bien pero el país va mal”. Hoy desafortunadamente la economía no va bien y el país tampoco.

Estoy viendo publicados, en todos los medios, los asesinatos, el número de robos, el número de violaciones, el número de contravenciones que van ocurriendo aquí diariamente en todas partes, y es desconcertante, es abrumador, toda una locura, es un desorden gigantesco, una falta de disciplina, una falta de ley, de poner a la gente a que cumpla con lo que tiene que cumplir.

¿Se está anarquizando el país?

Pues lo veo muy anarquizado, a mí me parece que la situación no está manejada normalmente.

Ya resolvieron que ser corrompido lo llaman dar mermelada. Les parece muy simpático.

¿Un tipo que da harta mermelada no es corrompido? No, es que da mucha mermelada. Vaya usted a saber…

 La economía nacional

¿Va mal la economía, va mal el país…?

La economía va en reversa, la economía está bajando y bajando en muchos campos, está sufriendo muchos golpes. Y aquí están haciendo una cosa muy curiosa además. El ministro Cárdenas y el Presidente tienen una tesis y es que todo lo que se haya comprado o se haya construido, o se haya ahorrado en el país, todo eso hay que irlo vendiendo. Y francamente no entiendo por qué lo venden.

Aprendí desde pequeño, desde muy chiquito, la palabra ahorro, eso en Antioquia era básico, y en casa de mis abuelos sí que era bastante. A usted le regalaban, que yo recuerde, una alcancía y si podían una o dos acciones de Coltejer o de Bavaria, o de Cervecería Unión, o del Banco Comercial Antioqueño.

Cuando usted hacía la primera comunión le regalaban unas acciones, y si usted terminaba el bachillerato le regalaban acciones, era importante ahorrar.

Los antioqueños aprendimos a ahorrar, a guardar la platica, a invertirla, y a ponerla a producir. Por eso la diferencia que hay entre Antioquia y muchos otros lugares del país. Nosotros hemos sido capaces de ahorrar. Antioquia ha hecho sus ahorros y los conserva, y se ufana de tenerlos.

Aquí la tesis nueva del ministro y del Presidente es que todo lo que se haya ahorrado es para gastárselo.

¿ISAGEN?

Por ejemplo. Ya vendieron parte de ISA, ya vendieron también parte de Ecopetrol, siguen vendiendo todo lo que se ha ahorrado a lo largo de la vida.

Con esas decisiones, el Estado nunca va a ser poderoso ni rico, el Estado no se va a poder ocupar de solucionarle problemas a la gente pobre, el Estado no podrá financiar la instrucción, la salud, y la de dar atención a la gente de abajo porque no hay con qué, no habrá con qué.

¿Echeverri Presidente?

¿No piensa doctor Echeverri que le ha faltado decisión, voluntad o agallas para levantar la mano y decir que quiere ser Presidente?

En algún momento me ofrecieron, un grupo de amigos, que hiciéramos campaña, y que me respaldaban, y que había la voluntad de apoyar una candidatura, pero francamente ese puesto no me gusta.

¿Por qué? ¿Si es el más apetecido y por el que se hacen matar muchos colombianos?

No me gusta. Tampoco el de gobernador, de alcalde o ministro. Ser ministro me ofrecieron muchas veces, muchos ministerios.

Recibí propuestas del doctor López, de Turay Ayala, del doctor Belisario. El doctor Uribe me dijo “escoja el que quiera”.

¿Y por qué se negó?

Porque no me agradan esos puestos.

¿O le dio miedo montarse en esos potros?

No, a mí no me da miedo, yo por ejemplo sin miedo cogí Empresas Varias, fundándose, empezando, sin tener nada y salió adelante. CIMESA, de la cual fui presidente, la cogí en la quiebra, estando quebrada, en liquidación, embargada por todas partes. Estuve seis años y la entregué arriba.

Yo trabajo en la Clínica Shaio hace 20 años gratis, yo no tengo sueldo ni he cobrado un centavo. La Shaio salió de quiebra, y estaba ordenado liquidarla por el gobierno, ya firmado el decreto, por el doctor Angelino, y salimos adelante, es una clínica hoy en día que mantiene 350 camas llenas, y 8 salas de cirugía llenas, y opera todo el día.

Me sorprende que Angelino Garzón hubiera querido matar la Shaio…

Estaba de ministro y yo estaba dando una pelea muy fuerte contra el sindicato que lograron dominar para salvar la clínica. Hoy siguen los del sindicato, tenemos buenas relaciones.

Un liberal libertino

¿Usted es de derecha por la cercanía con Uribe y su concepción del Estado?

No. Yo creo que soy un liberal libertino. Soy liberal y pienso dentro de las tesis y las ideas liberales, habrá unas que cogen un poquito para la izquierda y hay otras que cogen un poquito para la derecha.

Pero últimamente se fue muy para la derecha.

No, ¿cree que derecha es orden, y disciplina, y no matar? Si no matar es ser de derecha yo soy de derecha. Y lo soy si proclamo no robar, ni contravenir lo que se llaman mandamientos normales en cualquier civilización.

¿Pero matar no fue lo que hicieron los paras, aunque sólo quisieran acabar con la guerrilla?

Matar es lo que han hecho las FARC, o lo que hace el ELN, o lo que hizo el EPL. Los del M-19 no hacían casi nada de eso, no se atrevían a matar.

Pero sí mataron.

Sí, mataron a José Raquél Mercado y a muchos otros.

La paz, muy dificil

¿Habrá paz en este país algún día?

Yo la veo muy difícil. Dentro de las tesis, la filosofía y los planteamientos que hay en este momento yo lo veo muy difícil.

¿Cuál es el hombre más grande hoy por hoy de Colombia?

Creo que el único hombre al que le cabe el país en la cabeza hoy en día, y sabe organizar y hacer las cosas bien es el doctor Uribe. Con un poco de defectos, que si pudiera limarlos o pudiera suprimirlos sería esa persona por la que usted me pregunta.

Pero alguien a quién seguir así ciegamente como un López Pumarejo, como un Lleras Camargo o como un Lleras Restrepo… Yo detrás de una de esas figuras caminaba fácil.

¿Se acabaron los estadistas?

Sí, están terminados. Yo no veo a nadie.

Cojo el directorio ese de La U, ¿imagínese usted que yo llame a consultarle a Roy Barreras?

(risas prolongadas)

¿Y entre los conservadores?

No, nada.

David Barguil es el presidente conservador…

Ese no está malo ese muchacho, es como inteligente, con una formación buena. Le he oído unas intervenciones buenas ahí en televisión.

¿Y el Partido Liberal?

No, no, imagínese, ahora el doctor Serpa está hablando de ética y moral.

¿Y no la tiene?

Pues recuerde usted esa cosa del 8.000, lo que manejó…

Sí, pero nunca se le comprobó a él ni a Samper que hubieran recibido nada.

Pues entonces no recibieron nada.

Usted nunca fue samperista, por lo que veo.

A Ernesto lo quiero mucho, tengo con él muy buena relación.

Como persona…

Sí, tengo muy buena relación personal con él.

¿Cómo le parece su presencia en Unasur? 

Creo que busca recuperar un poquito de prestigio internacional para que lo dejen entrar a Estados Unidos. Yo no sé si ya consiguió el derecho de entrar. Pero el doctor Samper sí está tonteando en eso.

La crisis de la salud

-Cuando me retiré de la ANDI, me jubilé y abrí una oficina. Por esos días se vino abajo la Shaio, donde me habían operado del corazón. Me pidieron asesoría financiera porque el doctor Santos que estaba de Ministro de Hacienda le ordenó al Seguro Social no pagar, entonces el Seguro le robó a la Shaio casi 30 mil millones de pesos que no pagaron nunca entre Cajanal, Caprecom y el Fondo del Senado de la República…

¿Es decir que Santos como ministro quebró a la Shaio y a otros hospitales?

A buena parte del sector salud. No pagaron y el Seguro Social se quebró.

¿Y por qué no han dicho eso de Santos?

Yo no sé por qué no le han dicho nada, y ahora lleva seis años de gobierno y no ha hecho nada, aunque pienso que ese señor que tiene de ministro es buenísimo, competentísimo, preparadísimo.

¿Y qué pasa entonces?

Yo no sé por qué no puede hacer las cosas, porque el tipo es competente, pero el sector no sale, no solucionan un montón de cosas que son fáciles de solucionar.

La ley 100

¿Y el culpable de todo no es el presidente Uribe con su Ley 100?

Todo lo contrario, si no hubiera habido Ley 100 los médicos en este país se hubieran acabado. Es que aquí los médicos empezaron a ganarse cuatro centavos.

El Presidente Santos dice en televisión dizque “se acabaron los paseos millonarios, ya no más paseos de la muerte” “La gente va para urgencias sí o sí”, dijo él. Y yo llamé al ministro y le dije eso está muy bien, que la gente venga por urgencias sí o sí.

Me parecen curiosas varias cosas: En cualquier teatro, del Colón para abajo, usted llega a cierta hora y le dicen se acabaron las boletas, no queda un solo butaco libre, están todos copados, entonces usted no puede entrar ese día. Si va a un restaurante y le dicen no, no hay sillas, están llenas todas las mesas… usted no entra. Lo mismo puede pasar en el estadio, cuando está lleno y no cabe nadie más.

En cambio, usted llega a urgencias y tiene que entrar, porque sí o porque no.¿Por qué? porque el gobierno dijo que tenía que entrar, y las tutelas dicen que tiene que entrar.

Yo he estado en urgencias varias veces, como paciente, y eso es grave, horrible, didficil de soportar. En todas partes está igual de superpoblado. Eso está lleno, que no le cabe una persona más. Sin accidentes graves y sin cosas importantes.

¿Pero cuáles son las salidas?

Nadie las aporta, ni este gobierno ni los anteriores. El doctor Uribe tampoco las encontró, ni tampoco las dio, las soluciones para el sector salud. Hoy pueden acabar con los médicos, con el ejercico de la profesión, con todo.

¿Usted  prevé un mayor caos en el sector de la salud, al paso que vamos?

Sí, al paso que vamos sí, ¿porque si no se organiza quién va a pagar las cuentas? Pues no va a haber quién de las cosas gratis, y usted tiene capacidad de dar gratis si lo obligan hasta que la plata se le acabe.

Sobre el amor

Doctor Echeverri, aprovechando que su señora se retiró (nos estaba acompañando pero salió del estudio), ¿cómo le ha ido en el amor?

Muy bien, yo vivo muy feliz.

Le hablo del amor carnal, de hombres y mujeres, el de la pareja.

Mejor todavía, vivo muy contento, muy bien, y muy feliz, y muy tranquilo,  muy bueno.

¿Y es la misma mujer de toda la vida?

No, han sido dos esposas. Yo tuve la madre de Luis Guillermo, mi hijo, María Elena Vélez, una señora muy bien, de Medellín, vivimos juntos 17 años, y a los 17 años nos separamos. Ella vive desde entonces en España y yo vivo aquí. Yo me casé con Elena al año y ella no se volvió a casar nunca.

Alt_Fabio_Echeverri_Primer_plano_C

 

¿Reincidió en Helenas?

Sí, María Elena y Helena Margarita.

¿Cómo ha sido esta relación?

Muy buena.

¿Por qué se ha mantenido?

Somos muy buenos amigos, y nos damos gusto. No discutimos por pendejadas. En la relación personal soy muy fácil de llevar.

¿Obedece?

Cuando hay necesidad sí.

¿Hijos?

Nosotros no tuvimos hijos con Helenita. El único hijo que tengo es Luis Guillermo, y hoy en día hay dos nietas y un nieto, un nieto que termina sus estudios de comunicación y periodismo y le gusta la reportería de guerra.

¿Cómo se sostiene uno en el amor y en la convivencia, tan difícil de llevar?

Hay que tratar de ver que muchas cosas de la vida les gusten a los dos, y aprender a tolerar aquellas que a uno le gustan. Hay que ser tolerante con algunas cosas, y esperar que con uno también lo sean.

Yo por ejemplo he practicado una máxima y es que nunca me voy a dormir bravo. Si yo tengo una discusión o una diferencia eso está bien, pero discutimos hasta solucionar. La idea es no acostarse bravos.

¿Así le toque pedir cacao?

Así me toque pedir cacao. Ella dice que arregla para que la dejen dormir tranquila.

Yo tengo una relación muy bonita y muy buena, sin ningún problema. Cuando conocí a Helena, se mantenía muy ocupada, tenía mucho trabajo, ella es fotógrafa y tenía una oficina de diseño gráfico y hacía informes y libros muy hermosos.

Tenía una oficina grande con un montón de gente. Y cuando las mujeres tienen trabajo y están ocupadas no vienen a pelear a la casa, ni a poner problemas por cositas chiquitas. Ya tuvieron que solucionar todas las chiquitas y las grandes cosas, donde estaban.

Hoy las mujeres regresan a casa a pasar bueno, a oír música, o ver televisión, o leer algo, o conversar y descansar. Esa es la idea de los dos y usted va coincidiendo en  propósitos.

Acerca de la muerte

 ¿Qué piensa de la muerte, cómo la supone?

Hay que tratar de mirarla con buenos ojos, y con tranquilidad. Yo he estado cerquita varias veces.

Hace poco me tomé una pastilla anti inflamatoria porque me iban a hacer una hora después una cirugía muy grande en la boca, y resulta que hice un shock anafiláctico. Me tomé la pastilla y salí caminando, cuando llegué al carro ya no respiraba, no me entraba el aire.

Me salvé porque el chofer fue capaz de irse a mil, y fue capaz de meterse por la línea del TransMilenio contra la voluntad de la policía, de todo el mundo, y lo perseguían y él seguía adelante, y llegué a la clínica, a urgencias. A la Shaio.

Cuando llegué todo era negro, me estaba muriendo. A los 15 o 20 minutos me había salvado, estuve dos días en cuidados intensivos. Tengo cinco bypasses, cirugía de corazón abierto, cuando todavía se hacía eso.

¿Cree que hay un más allá?

Yo me iré a un lugar donde toquen muy buena música, se baile todo el tiempo y la pase pase contenta.

¿Usted no piensa ni siquiera en el purgatorio?

No señor.

¿Cree que le corresponde el cielo?

No, si el infierno es sabroso, el infierno.

¿Dónde haya parranda?

Sí, donde se pase bueno, donde haya buena música y gente chévere con quién hablar y con quién conversar.

En su opinión, percibo, la vida se acaba y ahí para todo…

Yo creo que el bombillo se apaga.

¿No hay nada más?

Sería muy bueno que uno reencarnara. Y que pudiera escoger en qué y en quién, y con quién encontrarse, pudiera uno hacer una planeación y una programación de la próxima vida bien hecha, pero no creo.

TOMADO DE:

https://www.kienyke.com/historias/perfil-fabio-echeverri

CODIGO-FUENTE-INFORMATIVA5

TwitterLinkedInWhatsAppFacebook

No Comments Yet.

Leave a comment